Esteban Granero “El pirata sin barco”

 En la temporada pasada jugó 19 partidos, con 775 minutos, marcando un gol. Ese minutaje se reparte teóricamente en 40 minutos en cada partido que jugó. Algo que exagera el chance dado por Mourinho, ya que solamente participó activamente ante rivales menores, y minutos en finales de partidos donde Mourinho confiaba en primer lugar en otros. Esta temporada no han sido vendidos jugadores en mediocampo del Real Madrid, sino que ha llegado nuevos jugadores. Primero la ascensión de Alex al primer escalafón, y segundo el fichaje de la gran apuesta blanca, un jugador de indudable calidad y que por su juventud está indicado para llevar las riendas del equipo blanco en poco tiempo. Hablamos de Nuri Sahin, al que las lesiones han aplazado hasta noviembre su participación como madridista.

 Esto deja a Granero en un papel inferior aún al del año pasado. Se está viendo en este comienzo de temporada, 4 minutos en 5 partidos de liga. El doble pivote se mantiene: Alonso, Kedhira y Lass Diarra están por delante. Próximamente Sahin. Alex aprende en la sombra. El papel que le resta a Granero es ser el suplente del suplente. Demasiado poco para lo que podría ofrecer en cualquier otro club.

 A sus 24 años Esteban ha comenzado su tercera temporada en el Real Madrid tras su vuelta desde Getafe. Sabe que no es de la confianza del cuerpo técnico, y que sus posibilidades de jugar son mínimas. Aún así Granero sueña con ser importante en el club de sus amores. Para un canterano del Real Madrid aún son mayores las ganas de poder triunfar en el equipo blanco, más que las que podría tener cualquier jugador criado fuera de “la fábrica”. Pero todo terminará, es cuestión de tiempo, de comprender el papel que puede tener fuera, su carrera está en juego.

 Casos similares hemos visto en los últimos años, este mismo verano con jugadores como Pedro Leon o Canales, los cuales son hoy titulares en Getafe y Valencia. Tendrán la máxima participación en sus clubs, el rendimiento de éstos estarán ligados en gran medida a ellos. Hay más fútbol a parte del Real Madrid y Barcelona en España. Hoy Soldado es el killer del Valencia, Álvaro Negredo lo es en el Sevilla. Son las estrellas para los aficionados de ambos clubs y compiten por obtener un puesto en la selección nacional. Regalos inviables de haberse mantenido en el banquillo de Real Madrid o Barça.

 ¿Es mejor seguir esperando una oportunidad en el banquillo de un equipo como el Madrid o Barcelona, sabiendo que no tienes la confianza del entrenador, o salir para ser el lider del mediocampo de un equipo top de la Liga? Esta es la pregunta que debe hacerse Esteban Granero. Equipos como Atlético, Sevilla, Valencia, Villareal, Málaga o el mismo Getafe le esperan. Buscar la gloria fuera, el triunfo no acaba en el Real Madrid.

 Tras su primera campaña con Pellegrini, el Sevilla tuvo el sí del equipo blanco para fichar a Granero. Esteban se arrepintió y decidió quedarse con Mourinho, dando más cuerda al sueño de una oportunidad en el Bernabéu. Es de elogiar su madridismo, pero el momento de dar el salto llegará esta temporada.

 Granero puede actuar en el doble pivote como mediocentro organizador, pero donde mejor se maneja es como medio ofensivo en un centro del campo de tres jugadores, en el carril ascendente del 8, con libertad para llegar desde segunda línea. Así mismo despliega su gran capacidad como asistente cayendo a los costados, donde con la diestra a parte de tener calidad en el golpe dispone de un gran centro en rosca, muy beneficioso para equipos que dispongan de delanteros con potencial aéreo.

 En su haber tiene un gran dominio de la pierna diestra. Buen desplazamiento en largo, creatividad para marcar un pase interior, y golpeo desde fuera del área. Fuerza y recorrido para llegar desde segunda línea. En el Madrid ha evolucionado hasta ocupar el perfil del mediocentro generador de juego, retrasándose así en el campo ya que en el Getafe y cantera blanca actuaba en la mediapunta.

 En el club blanco lo vemos recibir en mediocampo, dando continuidad al juego en dos toques, buscando abrir a banda, o un desplazamiento en largo, para aumentar la velocidad en el juego y sobretodo con dos funciones. La primera sacar el balón desde atrás dándole continuidad al pase recibido desde el pivote defensivo. Segundo servir de nexo de unión entre las bandas. Aumentar y ordenar la velocidad de juego actuando de puente entre bandas.

  Recibir, tocar, y abrir a banda, para sumar metros. Ascender en vertical para combinar con el ariete, buscando un remate desde la frontal. Jugadas ofensivas que despliega en su fútbol.

 Como lanzador a balón parado se presenta como una gran opción por su pierna diestra, en el golpeo en rosca para faltas a pie de la frontal, así como laterales y córners.

 Con la llegada de Mourinho y la búsqueda de entrar en el doble pivote, Granero ha ganado en agresividad en mediocampo, viendo aumentada su tarea en el robo del balón. Implicación que ha ido en aumento y que se verá potenciada en otro club.

 De sus años anteriores guarda el deseo de llegar a la frontal del área con opciones de remate. Jugador de recorrido vertical, le gusta abrir juego, generar la jugada en el inicio y poder ascender metros sin balón para ser opción de pase a recibir en la frontal, para dar pie a su gran remate en el borde del área. Algo que ha visto impedido por el papel que le destina Mourinho en el equipo blanco, donde le ata a posiciones más defensivas, para nivelar el número de jugadores blancos en ataque-defensa. Este perfil de Granero se verá potencia en otros clubs, donde tendrá más libertad para ofrecer al espectador y al entrenador, su vertiente más lucrativa en cuanto al gol se refiere, la ofensiva.

 Por su físico se permite ir al choque con el adversario, algo de lo que se ayuda para hacerse con el control del balón, y ayudarse en el giro del cuerpo, para cambiar la dirección del juego tras recibir de un compañero. Así formando un sólido eje de rotación para el esférico, aumentando la velocidad y el ritmo del balón en la distribución de juego.

  Ofrece juego en primer toque en corto, y en largo buscando el desmarque del jugador de banda. Excelente pasador en largo para un equipo con extremos abiertos, con jugadores que rompan en desmarque a la espalda de la defensa rival. Así como equipos que actúen en el exterior del campo, ofrenciendo distribución y cambios de juego desde la zona central, por delante del stopper.

 Otro rol que puede desempeñar a parte de actuar como mediocentro y en el carril del 8, es jugando en banda. Buscando su diagonal interior, el viaje desde el costado al área, para acompañar al doble pivote en tareas interiores y ofrecer su pegada con la derecha y creatividad interior. En banda, ofrece juego interior desde la izquierda, y en la derecha una gran capacidad de asistencia con su centro. Aunque éste sólo debería ser un recurso menor.

Así su polivalencia como jugador en el mediocampo es notable. Pudiendo actuar en un 4-4-2, como medio organizador y en cualquier costado como interior. En un 4-2-3-1, como director de orquesta, como interior zurdo, y tercero de enganche. O en el mismo 4-3-3, en los dos puestos por delante del stopper, como organizador y en el carril del 8 como interior.

 El precio de salida de Granero debería girar en torno a la operación de Pedro León al Getafe. Cesión con opción de compra en 6 millones de euros. Debería ser el precio de mercado para Granero. Su fichaje en su día se cifró en 4 millones de euros en el viaje de Getafe al Real Madrid. Por ello 4 millones de euros en mínimos y de 7 a 8 millones de euros en valor máximo, será su coste. El número de equipos que se interesen por él marcará el precio. El Málaga ya está en liza, Pellegrini lo entrenó y sabe de su calidad, lo quiere para hacer funcionar al equipo, para marcar un enlace entre Toulalan y Santi Cazorla. En el Atlético Manzano mantiene a Gabi y Tiago por detrás de Diego. Granero se presenta como una gran opción para el puesto de organizador. En el Villareal ante una posible venta de Borja Valero no dudarán en ir a por él, igual en Valencia en caso de venta de Tino Costa o Ever Banega. En Sevilla el no del jugador hace relativamente poco tiempo marca el freno, además de la negativa momentánea de Marcelino de querer sumar un tercer jugador interior, pero esta necesidad llegará, el equipo debe rendir con el balón, algo que de momento no ha hecho.

 El valor más apreciado en el fútbol actual es un jugador de calidad en la distribución de juego en mediocampo. Es el perfil en déficit en el fútbol de hoy en día, y que ha hecho diferencial a la selección española. Granero no ha perdido calidad en el banquillo del Madrid. Tiene mimbres para liderar el mediocampo de un club de “la otra Liga”. Canales, Soldado, Negredo, Borja Valero,…el pasado lo afirma. Pasar del ostracismo en el banquillo blanco, a ser importante y reconocido fuera. Sólo está en las manos de Granero, el pirata debe buscar el timón de un barco de la Liga.

En Kioskodeportivo lo presentamos la temporada pasada como un gran fichaje para el Sevilla F.C. Este año la necesidad se mantiene. El Sevilla necesitará de sumar un jugador  para competir con Trochowski como interior, manteniendo a Rakitic y Campaña como organizadores. Andrés Guardado el cuál finaliza contrato en junio de 2012 se presenta como el otro candidato en el mercado para competir con Granero, en el rol de interior, en el mercatto.

Granero en KioskoDeportivo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: