Esteban Granero “El pirata sin barco”

 En la temporada pasada jugó 19 partidos, con 775 minutos, marcando un gol. Ese minutaje se reparte teóricamente en 40 minutos en cada partido que jugó. Algo que exagera el chance dado por Mourinho, ya que solamente participó activamente ante rivales menores, y minutos en finales de partidos donde Mourinho confiaba en primer lugar en otros. Esta temporada no han sido vendidos jugadores en mediocampo del Real Madrid, sino que ha llegado nuevos jugadores. Primero la ascensión de Alex al primer escalafón, y segundo el fichaje de la gran apuesta blanca, un jugador de indudable calidad y que por su juventud está indicado para llevar las riendas del equipo blanco en poco tiempo. Hablamos de Nuri Sahin, al que las lesiones han aplazado hasta noviembre su participación como madridista.

 Esto deja a Granero en un papel inferior aún al del año pasado. Se está viendo en este comienzo de temporada, 4 minutos en 5 partidos de liga. El doble pivote se mantiene: Alonso, Kedhira y Lass Diarra están por delante. Próximamente Sahin. Alex aprende en la sombra. El papel que le resta a Granero es ser el suplente del suplente. Demasiado poco para lo que podría ofrecer en cualquier otro club.

 A sus 24 años Esteban ha comenzado su tercera temporada en el Real Madrid tras su vuelta desde Getafe. Sabe que no es de la confianza del cuerpo técnico, y que sus posibilidades de jugar son mínimas. Aún así Granero sueña con ser importante en el club de sus amores. Para un canterano del Real Madrid aún son mayores las ganas de poder triunfar en el equipo blanco, más que las que podría tener cualquier jugador criado fuera de “la fábrica”. Pero todo terminará, es cuestión de tiempo, de comprender el papel que puede tener fuera, su carrera está en juego.

 Casos similares hemos visto en los últimos años, este mismo verano con jugadores como Pedro Leon o Canales, los cuales son hoy titulares en Getafe y Valencia. Tendrán la máxima participación en sus clubs, el rendimiento de éstos estarán ligados en gran medida a ellos. Hay más fútbol a parte del Real Madrid y Barcelona en España. Hoy Soldado es el killer del Valencia, Álvaro Negredo lo es en el Sevilla. Son las estrellas para los aficionados de ambos clubs y compiten por obtener un puesto en la selección nacional. Regalos inviables de haberse mantenido en el banquillo de Real Madrid o Barça.

 ¿Es mejor seguir esperando una oportunidad en el banquillo de un equipo como el Madrid o Barcelona, sabiendo que no tienes la confianza del entrenador, o salir para ser el lider del mediocampo de un equipo top de la Liga? Esta es la pregunta que debe hacerse Esteban Granero. Equipos como Atlético, Sevilla, Valencia, Villareal, Málaga o el mismo Getafe le esperan. Buscar la gloria fuera, el triunfo no acaba en el Real Madrid.

 Tras su primera campaña con Pellegrini, el Sevilla tuvo el sí del equipo blanco para fichar a Granero. Esteban se arrepintió y decidió quedarse con Mourinho, dando más cuerda al sueño de una oportunidad en el Bernabéu. Es de elogiar su madridismo, pero el momento de dar el salto llegará esta temporada.

 Granero puede actuar en el doble pivote como mediocentro organizador, pero donde mejor se maneja es como medio ofensivo en un centro del campo de tres jugadores, en el carril ascendente del 8, con libertad para llegar desde segunda línea. Así mismo despliega su gran capacidad como asistente cayendo a los costados, donde con la diestra a parte de tener calidad en el golpe dispone de un gran centro en rosca, muy beneficioso para equipos que dispongan de delanteros con potencial aéreo.

 En su haber tiene un gran dominio de la pierna diestra. Buen desplazamiento en largo, creatividad para marcar un pase interior, y golpeo desde fuera del área. Fuerza y recorrido para llegar desde segunda línea. En el Madrid ha evolucionado hasta ocupar el perfil del mediocentro generador de juego, retrasándose así en el campo ya que en el Getafe y cantera blanca actuaba en la mediapunta.

 En el club blanco lo vemos recibir en mediocampo, dando continuidad al juego en dos toques, buscando abrir a banda, o un desplazamiento en largo, para aumentar la velocidad en el juego y sobretodo con dos funciones. La primera sacar el balón desde atrás dándole continuidad al pase recibido desde el pivote defensivo. Segundo servir de nexo de unión entre las bandas. Aumentar y ordenar la velocidad de juego actuando de puente entre bandas.

  Recibir, tocar, y abrir a banda, para sumar metros. Ascender en vertical para combinar con el ariete, buscando un remate desde la frontal. Jugadas ofensivas que despliega en su fútbol.

 Como lanzador a balón parado se presenta como una gran opción por su pierna diestra, en el golpeo en rosca para faltas a pie de la frontal, así como laterales y córners.

 Con la llegada de Mourinho y la búsqueda de entrar en el doble pivote, Granero ha ganado en agresividad en mediocampo, viendo aumentada su tarea en el robo del balón. Implicación que ha ido en aumento y que se verá potenciada en otro club.

 De sus años anteriores guarda el deseo de llegar a la frontal del área con opciones de remate. Jugador de recorrido vertical, le gusta abrir juego, generar la jugada en el inicio y poder ascender metros sin balón para ser opción de pase a recibir en la frontal, para dar pie a su gran remate en el borde del área. Algo que ha visto impedido por el papel que le destina Mourinho en el equipo blanco, donde le ata a posiciones más defensivas, para nivelar el número de jugadores blancos en ataque-defensa. Este perfil de Granero se verá potencia en otros clubs, donde tendrá más libertad para ofrecer al espectador y al entrenador, su vertiente más lucrativa en cuanto al gol se refiere, la ofensiva.

 Por su físico se permite ir al choque con el adversario, algo de lo que se ayuda para hacerse con el control del balón, y ayudarse en el giro del cuerpo, para cambiar la dirección del juego tras recibir de un compañero. Así formando un sólido eje de rotación para el esférico, aumentando la velocidad y el ritmo del balón en la distribución de juego.

  Ofrece juego en primer toque en corto, y en largo buscando el desmarque del jugador de banda. Excelente pasador en largo para un equipo con extremos abiertos, con jugadores que rompan en desmarque a la espalda de la defensa rival. Así como equipos que actúen en el exterior del campo, ofrenciendo distribución y cambios de juego desde la zona central, por delante del stopper.

 Otro rol que puede desempeñar a parte de actuar como mediocentro y en el carril del 8, es jugando en banda. Buscando su diagonal interior, el viaje desde el costado al área, para acompañar al doble pivote en tareas interiores y ofrecer su pegada con la derecha y creatividad interior. En banda, ofrece juego interior desde la izquierda, y en la derecha una gran capacidad de asistencia con su centro. Aunque éste sólo debería ser un recurso menor.

Así su polivalencia como jugador en el mediocampo es notable. Pudiendo actuar en un 4-4-2, como medio organizador y en cualquier costado como interior. En un 4-2-3-1, como director de orquesta, como interior zurdo, y tercero de enganche. O en el mismo 4-3-3, en los dos puestos por delante del stopper, como organizador y en el carril del 8 como interior.

 El precio de salida de Granero debería girar en torno a la operación de Pedro León al Getafe. Cesión con opción de compra en 6 millones de euros. Debería ser el precio de mercado para Granero. Su fichaje en su día se cifró en 4 millones de euros en el viaje de Getafe al Real Madrid. Por ello 4 millones de euros en mínimos y de 7 a 8 millones de euros en valor máximo, será su coste. El número de equipos que se interesen por él marcará el precio. El Málaga ya está en liza, Pellegrini lo entrenó y sabe de su calidad, lo quiere para hacer funcionar al equipo, para marcar un enlace entre Toulalan y Santi Cazorla. En el Atlético Manzano mantiene a Gabi y Tiago por detrás de Diego. Granero se presenta como una gran opción para el puesto de organizador. En el Villareal ante una posible venta de Borja Valero no dudarán en ir a por él, igual en Valencia en caso de venta de Tino Costa o Ever Banega. En Sevilla el no del jugador hace relativamente poco tiempo marca el freno, además de la negativa momentánea de Marcelino de querer sumar un tercer jugador interior, pero esta necesidad llegará, el equipo debe rendir con el balón, algo que de momento no ha hecho.

 El valor más apreciado en el fútbol actual es un jugador de calidad en la distribución de juego en mediocampo. Es el perfil en déficit en el fútbol de hoy en día, y que ha hecho diferencial a la selección española. Granero no ha perdido calidad en el banquillo del Madrid. Tiene mimbres para liderar el mediocampo de un club de “la otra Liga”. Canales, Soldado, Negredo, Borja Valero,…el pasado lo afirma. Pasar del ostracismo en el banquillo blanco, a ser importante y reconocido fuera. Sólo está en las manos de Granero, el pirata debe buscar el timón de un barco de la Liga.

En Kioskodeportivo lo presentamos la temporada pasada como un gran fichaje para el Sevilla F.C. Este año la necesidad se mantiene. El Sevilla necesitará de sumar un jugador  para competir con Trochowski como interior, manteniendo a Rakitic y Campaña como organizadores. Andrés Guardado el cuál finaliza contrato en junio de 2012 se presenta como el otro candidato en el mercado para competir con Granero, en el rol de interior, en el mercatto.

Granero en KioskoDeportivo

 

Mourinho: Rey del contragolpe

Revisando el partido de ida de Milán de la pasada temporada de semifinales de Champions, el Inter ganó 3-1 al Barcelona. En la lejanía podemos observar algunas premisas, que pueden ser importantes para analizar el juego del equipo de hoy madridista, que pudiera plantear Mourinho para la final junto a lo que vimos en la parcela defensiva en el anterior derbi del sábado. Seguro que Mourinho podrá en práctica algunas jugadas de las que citamos a continuación.

 Aquel día Mourinho emplazó:

 Línea de 4 atrás, con Maicon como jugador para batir líneas, crear superioridad en centro del campo y llegada desde segunda linea como jugador sorpresa aprovechando su fisico para ser una opción de remate más con la jugada lanzada.

 Vimos como Sneijer buscaba la espalda del lateral (Daniel Alves) cuando la jugaba se lanzaba por la derecha. Esto se producía también porque el holandés si tenía la capacidad de sacrificio defensivo para cubrir las subidas del brasileño.

 Milito como hombre boya, arriba, tanto para recibir, juego de espaldas a portería, y servir una segunda jugada, para la llegada desde segunda línea, así como para buscar continuamente la espalda de los centrales Puyol y Piqué, colocándose entre éstos, en la línea de corte del fuera de juego, entonado a lanzar la carrera para encarar a portería ante un pase en profundidad desde 3/4 del Inter, con Sneijder.

 Desgranamos los tres goles interistas, quizás podamos comprobar así los huecos que aquel día el Barcelona tuvo en defensa, y las vías de entrada o planning de ataque de Mourinho. No sería extraño ver hoy al Madrid similares jugadas.

                    (A) – Primer gol Inter. 1-1: Recuperación interista en la parte izquierda de la defensa. Pase en largo buscando al extremo contrario en ataque, Samuel Eto’o pegado a banda diestra. Baja el balón y cede al jugador que produce superioridad en su banda, Maicon. En ese momento el Barcelona los defiende en un 2×2, con Keita primero al brasileño, y Maxwell guardándole la espalda. En el centro del área, Puyol, Piqué y Alves haciendo un 3×2 a Pandev y Milito. ¿Cuál fue el problema? Alves se encontraba cubriendo a Pandev, y Piqué a Milito, Puyol se quedaba como libre, por si Maicon superaba a Maxwell. Hasta aquí todo bien, salvo que la posición de Alves en el centro del área, dejaba todo la parte diestra de la defensa desguarnecida. Ahí Mourinho emplazó colocar a Sneijder, en el lateral contrario donde se produjese la jugada, cogiendo la espalda del lateral barcelonista que cubría al extremo del Inter de esa banda, Alves-Pandev (izq).

                      Maicon cedió el balón a Milito, por su gran capacidad para controlar y asistir rápidamente al compañero, de espaldas a portería aún con la presión de Piqué, el argentino sirvió en bandeja un balón para que Sneijder remachase la jugada libre de marca al fonde de la portería. Alves no sabía que el holandés se encontraba en su espalda. El extremo del Barça, Pedro, tampoco bajó a defender hasta el borde del área. Por lo que Sneijder se encontraba libre de marca.

                 (B) – Jugada de peligro, Milito encara sólo a Valdés, el árbitro pita fuera de juego. 1-1: La jugada fue todo un despropósito negativo para el juego defensivo del Barça. Se notó un déficit de concentración, y que Mouronho había planteado el partido de una gran manera. Balón en largo, vulgarmente conocido como “pelotazo” arriba desde el portero. El Barca con la línea de defensa adelantada, Pique cabecea el balón, nadie compite con él. De señalar que Milito no va a buscar el balón por arriba junto a Pique, sino se coloca cerca de Puyol, buscándole la espalda. El Inter no quería ese balón que cabeceaba Gerard, sino buscaba hacerse dueño de donde iría éste, la recuperación de ese balón cuando bajase al piso, y lanzar la contra. Ahí el balón de Piqué, fue luchado por Xavi, Motta y Sneijder, donde el italo-brasileño se lo llevó fácil ya que iba de cara, encontrándose Xavi un tanto dormido. Motta recuperó y pilló a los centrales del Barca trastabillados. Pique estaba en tierra de nadie, iba reculando a la linea de Puyol, ya que se habia adelantado a cabecear el balón. Así dejaba un pasillo de pase detrás suya, para que Motta asistiese al hueco dejado, donde Milito, que antes hemos citado que estaba cogiéndole la espalda a Puyol, se encontraba ya preparado para la jugada, para lanzarse y coger el pase en profundidad para encarar a portería. Puyol en un momento mágico dió un pase adelante en el campo, quedándo Milito en fuera de juego. La vía de sangrado había quedado señalado, sólo la prevención de Puyol salvó del gol.

                  (C) – Segundo gol del Inter. 2-1: Recuperación de Motta en el lateral izquierdo, le roba el balón a Messi en sucesivos intentos de regate de éste pegado a cal derecha. cede a Zanetti, que inicia contra. Pase en corto a Sneijder, que en slaloms, se marcha de hasta 3 jugadores del Barça que le presionan tímidamente. En la derecha Maicon ya ha iniciado la  carrera en la otra banda desde el lateral, para hacer superioridad en ataque. Tiene todo el carril diestro delante de él desierto, nadie le supone un inconveniente. Sneijder con el balón en carrera, recorre libre 25 metros con el balón, desde su propio campo, hasta sobrepasar el círculo central. Hasta ese momento nadie le acomete, Busquets que había ido a cubrir la parte derecha del centro del campo, había dejado libre la zona del pivote defensivo en la defensa blaugrana, para el paso de Sneijder. En eso tiempo, Piqué, Puyol y Maxwell reculan hacía atrás, Eto’o clavado entre los centrales. Milito cogiendo la espalda una vez más de la defensa, esta vez de Maxwell, libre de marca. Siendo más rápido se lanza en carrera. Sneijder sólo tiene que introducir el balón a la espalda de Maxwell, llegando el balón perfecto a la carrera de Diego. Llegada al área rival, y tras pase, le cede el balón a Maicon que había acompañado la jugada hasta el mismo área chica, al mismo tiempo, que libre anota el gol.

                  (D) – Tercer gol del Inter. 3-1: Recuperación del Inter en propio campo, ante el ataque del Barca, pase en profundidad al exterior diestro del ataque italiano, Eto’o. Una vez más coge un punta del Inter la espalda al lateral del Barça de su banda. Jugada en carrera. La defensa del Barça está desorganizada, los laterales muy arriba, dejando todo el espacio a su espalda libre para la entrada de un jugador del Inter. El camerunés centra, al segundo palo, allí Daniel Alves está adelantado. Nadie en su espacio. Sneijder, como hemos citado en el primer gol, siempre en el contragolpe si dirige de dentro, hacia fuera, al lado izquierdo, a la espalda de Alves. Allí libre cabecea, balón que llega a Milito, y gol.

 A veces en los vídeos vemos los fallos, de una manera tan clara, que no entramos a analizarlos. En éstas cuatro jugadas, 3 fueron goles. Vimos los 4 defectos que aquel día cometieron en defensa, el equipo completo del Barça. Ya no sólo los laterales, sino la nula presión de los interiores del Barça, dejando desvalido a Busquets, así como el poco repliegue que tuvieron los extremos para ayudar a su lateral, dejándolo sólo a Maxwell, en un 2×1 contra su extremo Eto’o + Maicon. Junto a Alves como único marcador por la derecha, para Pandev, y las internadas de dentro hacia fuera, de Sneijder, a ese lado diestro del Barça.

 En el lado izquierdo, Maxwell se colocó como tercer central, el zurdo, para cubrir a Pandev. Pero dejaba todo su lateral descubierto. Guardiola debió pensar que no pasaría nada, ya que Zanetti el lateral de esa banda no tenía capacidad de recorrido, y llegar a fondo. Así Maxwell no quedaría en mal. Pero Mourinho emplazó a que Sneijder si hiciese ese 2×1 junto a Pandev en la izquierda a Maxwell.

 Aquel día, los laterales del Barça les tocaron defender a dos jugadores. Por ahí entró el peligro, junto a la nula presión que hicieron Keita, Xavi y Messi. Motta y Sneijder se llevaron todos los segundos balones que bajaba Piqué.

 En la final de Champions League ante el Bayern en el Bernabéu, Mourinho dispuso mismo sistema, mismo modelo de juego, salvo por dos cambios de cromo Chivu por Motta. Siendo el rumano el lateral izquierdo defensivo, sin capacidad para subir. Y pasando el argentino Zanetti a medio defensivo. Quedándo esta vez Cambiasso, como segundo mediocentro, parcela que ocupaba antes Motta.

 El primer gol del Inter fue un calco de jugada que ante el Barça. Balón en largo del portero: pelotazo que viaja saltando las líneas de ataque y medio campo alemanas. El central del Bayern salta, Milito presiona y disputa el balón. Cabecea para producir segunda jugada. Ningún jugador alemán cubre el balón cuando cae al piso, nadie esperando segunda jugada. Sneijder lo recibe libre, que asiste en profundidad, en el instante de recibir haciendo pared con Milito, que ya tras cabecear, se había lanzado en carrera a la espalda de su marcador. Gol.

 En ambos partidos, el balón aéreo lo disputa un central marcador. No hay ni en el Barça ni en el Bayern en ambas jugadas de líbero de la jugada. Puyol estaba con Milito, y Van Buyten disputa el balón aéreo con Milito. Tampoco nadie cubre la segunda jugada. Demasiado fácil, y previsible. Los centro campistas del Bayern estaban alejados de la zona donde podía caer el balón. De ahí que cualquier golpeo con la cabeza que no vaya a banda, o a pie de un jugador que no sea del Inter, ocasiona una ocasión de gol. Los medios del Inter van de cara a portería, los del rival reculando. Así es más fácil hacerse con el balón. En ese gol, aunque Van Buyten hubiera cabeceado antes la pelota que Milito, el balón hubiera caído a pies de Sneijder, éste no competía con nadie del Bayern.

 El segundo gol del Inter aquel día, fue jugada repetida y ensayada. Aunque esta vez con algo más de individualidad, provocada también por la calidad de los jugadores. Bayern en ataque, recupera el balón, equipos partidos. La defensa del Inter asiste a Eto’o que se encuentra libre de marca en el círculo central. Delante de él sólo la defensa del Bayern, ambos centrales. Los laterales se están lejos de la jugada. Eto’o recibe, y manda el pase, ¿dónde? fácil. A Milito que está pegado a banda izquierda, lanzado en carrera, en la espalda del central Demichelis. A Diego sólo le queda hacer 1×1 a Demichelis, más rápido el punta, y sin cintura el central, regatea en área y dispara a gol.

 Dos jugadas previsibles, dos contras, hacen ponerse 2-0 al Inter en la final, todos boquiabiertos. Partido ganado.

 En total, 5 goles del Inter, todos marcados en contragolpes dieron el pase de semifinales, y final, para conseguir el título. ¿Casualidad? No. Todo estuvo entrenado, era un modelo de juego, un sistema definido, donde cada jugador del Inter tenía su papel asignado que llevó a la perfección.

 ¿Defensivo? ¿Mal visto? A ojos de una competición regular, jugar así sería impensable. Llevaría al fracaso. El Inter sería el grande, los rivales serían los que achicasen espacios.

 Pero en trofeos de copas, de eliminatorias, o finales, todo vale para ganar. Por eso desde Kioskodeportivo no le discutiremos si el Real Madrid juega hoy así, si busca éstos recursos, si Mourinho piensa que es la mejor manera de ganar. Pero también vemos que el pasado partido de liga, ante el Barça, el Real Madrid no tenía nada que perder. La situación a 8 puntos, permitía jugar de otra manera. Además de preservar el factor sorpresa de Pepe como pivote defensivo, de esconder aún más las cartas.

Quizás lo único que intentó Mourinho, como buen psicólogo, fue dirigir la atención, centrar la prensa en él, alejar a sus jugadores. Pero sobretodo hacer creer de una vez, a sus propios jugadores que están un peldaño por detrás del Barça en juego. De que tienen que dar 120% para ganar. Así cualquier resultado que no fuera perder, daría un plus de motivación a sus jugadores para afrontar los restantes partidos, incluida ésta final de hoy. Los jugadores al final de partido, creyeron haber ganado, con el empate. A ojos de todos fue muy extraño. Pero ellos por dentro si lo creían, no haber ganado, sino haber conseguido lo que su entrenador les pidió, quitar al Barcelona la capacidad de ganarles, dar un salto, y salir a la final de Copa del Rey, igualando con el Barcelona en resultado. Provocando mismas posibilidades anímicas para afrontar la final. Creerse después del 5-0 de Liga, iguales al Barça.

Mourinho copia a Queiroz

En el partido de anoche, perfectamente pudo seguir estando Queiroz en el banquillo blanco. Con similares personajes como jugadores, y mismo entramado defensivo montado por Mourinho, el primer duelo Madrid-Barca, recordó anoche al partido de cuartos de final del pasado Mundial, jugado por España y Portugal. Mourinho no inventó nada, plagió en el planteamiento a Queiroz.

Más de un punto hizo acordarse de aquel encuentro. Villa dio el pase a semifinales después de un encuentro vibrante, donde España se las vio para doblegar a Portugal.

Mourinho fijó anoche el mismo duelo defensivo que Queiroz preparó para contrarrestar el centro del campo español, que a fin de cuentas, era el mismo que el de ayer del Barca, con Xavi e Iniesta como principales artistas.

Línea de 4 atrás, Carvalho de líder en ambos equipos, y sobretodo con Marcelo y Fabio Coentrao desde el lateral izquierdo, batiendo líneas en fase ofensiva, logrando superioridad en el centro del campo, cuando ambos equipos se decidían a atacar. Pepe como pivote defensivo, siendo una pared defensiva ante cualquier acción de balón que se jugase por su zona. Dispuesto tras recuperación a mandar un pase en largo, a la carrera de alguno de los de arriba.

Aquel día ante España, jugaron en la media Tiago, Pepe y Meireles. Anoche lo hicieron Khedira, Alonso y Pepe. Mismo perfil, igual trabajo, similar libertad para llegar en segunda línea. En este caso para Sami Khedira, que ya expresamos en Kioskodeportivo su potencial para llegar debido a su físico. Una lástima que aún no tenga la suerte ni la sabiduría para definir con calidad.

Arriba con Ronaldo repitiendo en el esquema de Portugal y Madrid, en ambos partidos estuvo nulo. Si ayer todavía anda Roberto Carlos por el campo del Madrid y sigue lanzando las faltas, a Ronaldo sólo le atisba el aficionado en el lance del penalty. El papel de ayer de Di María lanzando las contras como jugador rápido, lo tuvo en el Mundial Simao.

La única diferencia neta, fue la inclusión en el inicio de Benzema, un delantero rápido que ayer no la tocó. En detrimiento de Adebayor que salió en la segunda parte con un destino claro, dar apoyo a la segunda línea, descargar sobre él juego aéreo para provocar segundas jugadas. Aquel día lo tuvo desde inicio claro Queiroz, siendo el puesto para Hugo Almeida.

El resto del partido fue igual, salvo que aquel día España necesitaba la victoria y anoche el Barca buscaba ganar por un sencillo motivo, jugar en base a la mentalidad con la que entrenan cada día, ir a ganar cada partido. Aunque juegues fuera de casa, ante tu máximo rival, y le lleves 8 puntos de diferencia faltando 18 por jugar. El Barcelona ayer fue fiel a sus principios una vez más, si perdía, lo hacía con su modelo de juego. El Madrid de ayer renunció a toda su historia, se convirtió en un equipo más. El partido bien pudo ser el que perdió el mismo Madrid en casa ante el Sporting, con un equipo echado atrás y buscando cazar alguna arriba, como único recurso. Ni el Chelsea de Mou, ni el Inter en casa el pasado año, acometieron tal juego. El Sevilla de Juande Ramos, le peleaba de tú a tú al Barca, en cada partido, el de Rijkaard.

Si este modelo de juego lo plantea Mourinho en la misma final del próximo miércoles, nadie le podría haber rebatido. Una final, un único partido, tienes que saber jugar tus cartas. Pero el de ayer era de liga, un partido más como el de la pasada jornada. El papel de ir por el encuentro debió ser para el Madrid, una oportunidad para demostrar de su calidad, jugar en casa, ir por la victoria desde inicio. Hacerle ver a la afición que en Bernabeu el Barca no le tose. En otro tiempo fue así, cuando seguía teniendo el Madrid jugadores dentro del campo fieles a los principios que impuso don Santiango Bernabeu. No imagino a Fernando Hierro en el campo como capitán, ordenando a sus compañeros desde el minuto uno de partido, ir atrás a defender, estando 8 puntos por detrás en el marcador de la Liga. Inconcebible.

Sobre el Barcelona, me quedo con su heroica de querer ganar ante todo en el Bernabeu, aún llevando la citada diferencia de puntos, aún sabiendo que le daba igual el resultado, buscaban ganar al adversario. La fidelidad con el modelo, con el club, con la afición ante todo. Éstos equipos son los que perduran en el tiempo, en los próximos años. Si el Madrid fracasa en este mes ante el Barca, todo lo trabajado este año no servirá de nada.

En el campo, se pudieron sacar bastantes conclusiones en el juego del Barca para los restantes partidos. La primera, la baja forma de Villa y Pedro. Les falta la punta de velocidad, tanto en carrera como en contacto con el balón. Esa décima de segundo que antes les permitía marcar la diferencia, adelantarse en la toma de decisión, sobre adversario. En la primera parte el Madrid propició peligro en el área del Barca, debido a las varias pérdidas del balón que tuvo Messi, por intentar regatear a varios defensores, en carrera en zona de 3/4, lejos del área, por querer imprimir velocidad al juego del Barca. Estas recuperaciones, sobre todo por Pepe, supusieron contragolpes madridistas con posible gran peligro. Ante los balones en largo que mandaba el portugués a los extremos. Guardiola lo corrigió en el descanso.

El Barcelona sufrió con la lesión de Puyol. Busquets padecía como central, debido a la velocidad de los de arriba del Madrid, y su peor colocación como central. En el Camp Nou, Busy es una posibilidad jugando atrás, pero en duelos de alto nivel aún no tiene aprendidos los conceptos como central, la colocación para anteponerse al rival.

Puyol parece que repetirá en Copa del Rey, su posible lesión se ha quedado en nada. La recuperación de Mascherano también se antoja imprescindible. El Barca necesita de su velocidad, colocación y capacidad de corte del balón, atrás.

Del partido de ayer, los madridistas deberían sacar conclusiones respecto a la gestión del club. Mourinho no está construyendo ningún modelo de juego, ningún sistema que perdure en el tiempo. Recuerdo un Barca con Riquelme y Saviola en el campo, con clara superiodidad blanca, con goles de Zidane y McManaman, donde aún sabiendo su inferioridad, Van Gaal fue fiel a su modelo de juego.

El periódico de máxima tirada nacional, el diario MARCA, tituló en portada tras la victoria de España sobre Portugal en el Mundial, “La paciencia le ganó a la racanería”. Hoy con el Real Madrid en el prisma de aquel dibujo dispuesto por Queiroz, ha relatado “Empate con sabor a victoria”.

El Madrid viaja a celebrar una victoria sobre el Barca, como el triunfo del año, vuela hacia un triunfo en la Copa del Rey como buen resultado del año. Esto hasta este año desde el Madrid era imposible escucharlo. A pesar de los millones en fichajes, a pesar de Mourinho y Florentino, la distancia entre Madrid – Barca hoy en día es mayor que cualquier otra fecha. El Barca tiene modelo, el Madrid recuerda al Atlético de Madrid de pasados años, disponiendo una victoria sobre el Madrid, como la victoria de la temporada.

Aquel día, Cristiano Ronaldo echó las culpas de la derrota a Carlos Queiroz, ¿por qué perdimos? Pregúntenle a Queiroz. Esas fueron las palabras del luso, como recogió la portada del diario MARCA y exponemos más arriba. Hubiera dicho lo mismo de perder anoche, no lo creo. El Madrid actual carece de autocrítica.

Sami Khedira

Sami Khedira 189 cm, medio centro del Real Madrid, junto a Xabi Alonso conforman una pareja sólida, que Mourinho otorga al centro del campo madridista.

Compite con Lass Diarra por la titularidad en el centro del campo, comparten perfiles, aunque el francés dispone de una mayor movilidad, y el alemán de un mayor grado de posicionamiento, y seguridad defensiva.

Analizamos el perfil de la doble pareja del Madrid. Si bien Xabi Alonso se ha convertido en la brújula del equipo, en el jugador creativo, e iniciador del juego del Madrid, necesita de un medio centro que le combine, para guardar la posición defensiva, cortar la línea de pase del rival, así como de robar y hacerse con los balones aéreos lanzados por el rival al centro del campo, en tareas defensivas. Esta tarea recae en Khedira. Desde KioskoDeportivo estudiamos la faceta ofensiva del jugador alemán.

Comparado con el despliegue de juego de Busquets en el Barcelona, si bien este actúa en un centro del campo conformado por 3 jugadores, como pivote, Sergio tiene contadas subidas al ataque, llegadas al área rival, dejando esta tarea a Keita o Xavi. En el esquema del Madrid con un claro doble pivote, vemos en el acompañante de Xabi Alonso, alguién que debiese cubrir la segunda línea, llegar al borde del área rival en fase ofensiva, siendo el vasco el jugador que se mantenga más retrasado iniciando el juego, cuando el Madrid ataque. Por ello lanzamos un llamamiento a que Sami Khedira aumente el número de llegadas al área rival, algo que le permite su portentoso despliegue físico, y que se vería aumentado si él sigue creyendo en sus posibilidades de ataque.

En el Stuttgart contabilizó un total de 14 goles en 98 partidos. Desde la llegada al Madrid todavía no ha conseguido marcar, pero no por falta de oportunidades. Se cuentan en demasía sus postes, y remates repelidos por el portero. Le ha faltado suerte de cara a meta. De haber conseguido marcar en un tercio de esas claras oportunidades que ha tenido frente a la portería, el reconocimiento en su faceta de juego hubiera aumentado considerablemente.

Conforma una pareja sólida con Xabi Alonso, en el centro del campo, pero todavía no tiene el reconocimiento que se merece debido a su sequía ante el gol. El Madrid necesita de un jugador que proponga llegada desde el centro del campo, alguien que llegue a rematar sorprendiendo, alguien que teman las defensas rivales por su llegada desde segunda línea. Este papel es para Sami Khedira.

Debido al especial perfil de jugador de Alonso, ser el jugador más retrasado del centro del campo madridista, siendo no el pivote defensivo, sino el organizador, debería de permitírsele a Sami colocarse en el campo unos metros más arriba, ofreciéndole oportunidades de llegada al área rival. Explotar su verticalidad sin balón para ser una opción de remate tanto de cabeza como en la frontal del área. Así como aprovechando sus virtudes defensivas en el corte de línea de pase, robo, unos metros más arriba, manteniendo al equipo en campo contrario por más tiempo, elevando también la línea de presión. Voto por un Madrid más ofensivo, Alonso como último jugador y Khedira con más libertad de llegada, sin olvidar su faceta defensiva claro, estableciendo una doble pareja en dos alturas.

Contabilizamos numerosas veces que durante esta temporada Sami Khedira se ha quedado en las puertas de gol, ya sea porque sus remates se hayan ido al poste, parados, o fuera por poco. Siguelo intentándolo Sami, que si marcas, la gente te subirá a un pedestal en nada. Si este año se le ha criticado por ser defensivo, por sólo saber asistir al compañero más cercano, buscar sólo el primer pase seguro, ha sido como consecuencia de no haber marcado. Sólo con que hubiera efectuado 3 goles, fuera sido definido por la prensa deportiva del país, como jugador con gran llegada. Aquí si lo vemos, quizás no sea capaz de definir con precisión todavía, pero capacidad de llegada al área rival no le falta, quizás no la veamos tanto por pura doctrina de juego de Mourinho. Por ello hacer incapié en ese factor, y promocionar su llegada en los entrenamientos, elevaría su rendimiento de cara al público y para el bien del equipo.

Este post va dedicado a los dos puntos continuos que le daba Sami Khedira al señor Soler, en el Comunio!